Publicado el

Las cordales o muelas del juicio: ¡Mitos y verdades!

Las cordales o muelas del juicio: ¡Mitos y verdades!

por | Abr 3, 2020 | Mitos Odontológicos

Las cordales son los últimos dientes (4 en total), dos en cada extremo del maxilar superior y dos en cada extremo del maxilar inferior. Los llaman también terceros molares o muelas del juicio. Respecto a ellas hay muchos mitos, verdades e información a medias, especialmente sobre si es necesario sacarlas, si causa repercusiones, e incluso, acerca de los cuidados post operatorios cuando se extraen.

Por esto, como especialista en la salud oral quiero ahondar en el tema, aclarando esos Mitos vs. Verdades, que, tras nuestra experiencia quirúrgica e investigativa, hemos revisado.

¿Por qué salen las cordales?

En nuestros ancestros, los simios, la longitud de los maxilares era proporcionalmente mayor que la de nosotros como humanos. Así que, dentro de la arcada dentaria de los simios, había espacio para el posicionamiento de las muelas del juicio o cordales.

#ClínicaOcjuegos-de-mesa-para-pasar-cuarentena-Coronavirus

Ahora, tras la evolución morfológica que sufrió el hombre en la historia, puede ser necesario sacar las cordales, siempre pensando en el beneficio que esto implica para la salud y estética dental de cada paciente.

¿Es necesario sacarlas?

Siempre, en cada consulta quirúrgica, tanto para cirugía oral, maxilofacial o para determinado tratamiento odontológico, evaluamos riesgo vs. beneficio de la extracción de cordales. Si el beneficio proyectado con la extracción supera el riesgo, se hace un asesoramiento y explicación detallada a nuestro paciente para seguir el mejor plan de acción para su salud oral.

Las ocasiones en que recomendamos dejar las cordales, son aquellas en las que los dientes están bien posicionados y funcionales. Esto se evidencia cuando cada cordal hace contacto adecuado con la cordal antagonista.

#ClínicaOcjuegos-de-mesa-para-pasar-cuarentena-Coronavirus

Otros casos en los que preferimos dejar las cordales son:

  • Si no existe riesgo de infección, teniendo en cuenta el estado de higiene del paciente, acumulo de placa bacteriana e infecciones previas.
  • En pacientes mayores de 30 años de edad, en los que encontramos la cordal sin erupcionar o dentro del hueso.
  • Cuando se encuentran en estructuras anatómicas de importancia como en el canal dentario inferior (mandíbula) y al evaluar el riesgo de lesión del nervio, este es muy alto. Esto excepto cuando se asocian lesiones concomitantes (asociadas a estas).
  • En resumen, cuando las cordales están bien posicionadas con espacios y buena higiene oral, y el riesgo quirúrgico es mayor que el beneficio, es viable mantenerlas en boca.

Caso en los que NO es necesario sacar las cordales

Por otro lado, algunos de los casos en los que se hace necesario retirar las cordales son:

  • En caso de infecciones previas, lesiones cariosas, incluso, si son incipientes (es un indicio q hay barreras que impiden el correcto cepillado).
  • Cuando la encía está en la posición posterior. Esto sugiere que la rama de la mandíbula se encuentra próxima a estas, lo que genera acumulo de placa, dientes en mala posición. Esto puede generar rizólisis (es la reabsorción de la raíz del diente que se encuentra adyacente a las muelas).
  • Asociación con quistes y tumores, lo cual es más común de lo que se piensa, ya que las cordales y los dientes en general en sus periodos iniciales de formación abundan en células madres. Esto hace posible que estas células sigan formando otros tejidos que le dan origen a las neoformaciones bien sean quistes o tumores que, a su vez, pueden ser de tipo benigno o maligno.
  • Cuando los terceros molares impiden por espacio los movimientos ortodónticos.

¿Las cordales tuercen los dientes?

Este es un tema controversial en la mayoría de los autores. Según estudios, es poco viable que el poder eruptivo de una cordal genere la movilidad de dientes adyacentes a ella.

El apiñamiento (dientes torcidos), como se diría en términos técnicos, es más bien por una ausencia de relación entre el espacio de la arcada dentaria y el tamaño de los dientes.

Incluso, la madurez del hueso alveolar favorece tanto al apiñamiento, como la recidiva de los tratamientos ortodónticos.

¿A qué edad se deben retirar?

Mi explicación siempre será la misma: entre más joven mejor es la cirugía y su recuperación.
La edad temprana en promedio es a los 18 años.

#ClínicaOcjuegos-de-mesa-para-pasar-cuarentena-Coronavirus

Esta recomendación corresponde a varios hallazgos anatómicos y de crecimiento asociados.
Resulta que, a los 18 años el tejido óseo aún está en un proceso de maduración y mineralización, que lo hace más bando y con una expansión ósea mayor.

A mayor edad, más fuerte, tenso y duro se convierte el tejido blando y óseo, lo cual dificulta más la técnica quirúrgica protocolizada y estandarizada para la extracción de las cordales.

En pacientes jóvenes dentro de la edad promedio recomendada (18 años), se hace más efectiva la técnica quirúrgica, con la cual se genera expansión de las tablas óseas y, a su vez, la extracción del diente.

En este orden de ideas, entre más jóvenes somos, mayor es la expansión del hueso y menor la fuerza que se debe aplicar. Esto a su vez, minimiza la alteración de los tejidos blandos y duros, propiciando una recuperación pronta y con sintomatología leve.

¿La cirugía de cordales duele?

Sin dejar de lado que la extracción de las cordales es un evento quirúrgico y que puede causar molestia, hay que reconocer que la cirugía en sí no puede doler. Esto es porque se realiza bajo anestesia.

Lo importante es que siempre manejemos el tiempo de latencia, siendo este el tiempo comprendido desde la aplicación del anestésico hasta el momento en el que haga efecto o anestesie al paciente. Hay algunas condiciones principales a tener en cuenta cuando ponemos anestesia:

  • El anestésico como tal, encargado de hacer que el nervio no funcione transitoriamente e inhiba la sensibilidad, tiene un efecto anestésico casi inmediato.
  • La anestesia también actúa sobre el vaso constrictor, encargado de hacer que los vasos sanguíneos disminuyan su calibre y que todas las terminaciones nerviosas estén anestesiadas durante el tiempo que debe ser.
  • Este tiempo anestésico está entre los 10 a 15 minutos.

¿El agua oxigenada, o isodine funciona?

Estos son dos antisépticos distintos que atacan por diferentes vías las bacterias, y que, en cualquier caso, no sirven para los cuidados posteriores a la extracción de las cordales.

Por un lado, el agua oxigenada en un agente alcalino, que puede funcionar en el evento quirúrgico para manejar infección en tejidos profundos, en los que se encuentran las bacterias sensibles al oxígeno.

Sin embargo, no funciona para el enjuague o cuidado bucal luego de una extracción de cordales. Es conveniente aclarar que, lo ácido quema, pero lo básico o alcalino como el agua oxigenada, además de quemar, puede generar lesiones mayores. Esto hace que el daño o riesgos sean mayores que sus beneficios.

Por su lado, el Isodine, normalmente bucofaríngeo, hace parte de las soluciones yodadas. Es un bacteriostático que sirve mucho en el manejo de heridas, sin embargo, según estudios realizados, las soluciones yodadas retrasan la cicatrización de los tejidos. Con esto, es mejor evitar su uso.

Luego de esto ya tienes una mejor información sobre los principales mitos y verdades que se tejen alrededor de las cordales y esperamos que sirva para llevar un mejor cuidado y prevención oral. Recuerda que, si necesitas el consejo y tratamiento de especialistas en salud oral, puedes contactarnos ¡En nuestra Clínica OC estamos para servirte!

Suscríbete en nuestro Blog Odontológico

Te daremos información importante para tu salud oral, así como también te avisaremos de todas las ofertas que tenemos para ti.

Dr. Juan José Botero L.
Publicado el
¿Podemos ayudarte?